Stent Popliteo tras Lesión Traumática por Artroplastia Total de Rodilla

Los eventos vasculares están entre las complica­ciones más temidas durante la cirugía traumatológica. Estas situaciones pueden comprometer la vida del paciente o la cal­idad de vida, por lo que la identificación y corrección rápidas son esenciales. A veces estas complicaciones requieren téc­nicas especializadas para el diagnóstico y manejo, y justifican la consulta vascular para un tratamiento correcto y completo, además de un adecuado seguimiento.

La artroplastia total de rodilla es una técnica segura y eficaz, realizada rutinariamente por cirujanos ortopédicos. Se han descrito algunas complicaciones, incluyendo las lesiones de los vasos poplíteos. Aunque infrecuente, suponen aproximad­amente el 0,25% de los procedimientos, y son importantes debido su riesgo potencial de pérdida de extremidad.

Existen diferentes tipos de lesiones vasculares, entre las más importantes son la trombosis arterial aguda (más frecuente), la rotura o laceración de la pared arterial, el  pseudoaneurisma, la fístula arteriovenosa o la disección de la íntima. Cada una de estas complicaciones tiene una clínica  diferente y un tiempo de presentación diferente, y por lo tanto, el manejo de las mismas variará.

En aquellas situaciones en las que no existe sangrado importante, se necesita un alto índice de sospecha para diagnosticar estas complicaciones de inme­diato y tratarlas antes de que se produzca un daño irreversible.

Presentamos un caso de trombosis aguda de la ar­teria poplítea asociada a una fístula arteriovenosa durante la artroplastia total de rodilla. Se diagnosticó antes de completar la operación y el tratamiento vascular se pudo aplicar durante el mismo procedimiento.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.