Historia del Servicio de Angiología y  Cirugía  Vascular del  Hospital  Clínico Universitario de  Valladolid (inicios hasta años 80)

Las técnicas quirúrgicas de cirugía vascular se empezaron a realizar en Valladolid al mismo tiempo que se iniciaron en otros países europeos aunque quizá sin la intensidad como se comenzaron e hicieron en centros europeos y por los cirujanos que iniciaron su desarrollo en otros países.

Durante el siglo XX, los cirujanos generales de Valladolid especialmente reflejados en los catedráticos adscritos a su Facultad de medicina y al Hospital Provincial y Clínico, se formaron en las distintas áreas quirúrgicas visitando centros europeos prestigiosos en el siglo pasado y de esta forma lo hicieron Leopoldo Morales Aparicio o Rafael Arguelles López sobre todo soportados económicamente y pensionados por las ayudas de la Junta de Ampliación de Estudios (La Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas fue una institución creada en 1907, por un Real Decreto firmado por Alfonso XIII el 11 de enero de 1907 para promover la investigación y la educación científica en España. Presidida por Santiago Ramón y Cajal desde su fundación hasta su muerte en 1934 y disuelta el 1 de abril de 1939 y que dependía Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes) y que tuvo su apogeo en España en los años de la Monarquía, antes de la II República y de la Guerra Civil, teniendo su continuación por la institución creada por el nuevo régimen con el Consejo Superior de Instigaciones Científicas (CESIC). Como era costumbre posteriormente otros responsables quirúrgicos realizaron estancias fuera de España para ampliar sus conocimientos como fue el caso de Rafael Vara López, Hipólito Duran Sacristán o José María Beltrán de Heredia, algo muy frecuente en aquellos que querían realizar una cirugía novedosa y de vanguardia.

Sin embargo, la angiología y cirugía vascular tuvo inicialmente su referencia en España en Cirujanos como Alejandro San Martín Satrústegui y José Goyanes Capdevila que realizaron interesantes aportaciones en el primer cuarto del siglo XX. Durante el periodo de la guerra civil española y sobre todo en los años que la sucedieron, fueron los cirujanos con un gran perfil angiológico y ligados al grupo de Fernando Martorell los que sirvieron de referencia. En aquella época, era el perfil angiológico el que primaba en todas las escuelas de cirugía, con la realización de técnicas quirúrgicas no muy complejas con respecto a las que se realizan en el momento actual, como fue la cirugía de las varices, amputaciones, simpatectomías lumbares y algunas técnicas sobre las arterias relacionadas especialmente con los traumatismos.

En los años 60 es cuando se empieza a desarrollar la moderna cirugía vascular, cuyo perfil se ha mantenido durante varias décadas con el inicio de la cirugía arterial agresiva, con endarterectomías más o menos extensas y la cirugía del bypass. Sin embargo, durante esta década se siguen realizando las técnicas vasculares desarrolladas hasta esas fechas pero ya se empiezan a considerar por parte de los cirujanos que ejercían en Valladolid que era necesaria la ampliación de su información y el adiestramiento en estos procedimientos, realizando estancias en centros extranjeros o junto al grupo de angiología de Martorell a pesar de su perfil no extremadamente quirúrgico. En Valladolid no se considera la realización de una cirugía vascular practicada en equipo y no de forma individualizada hasta que no se jerarquiza el Hospital del Seguro Obligatorio de enfermedad,

Residencia Onésimo Redondo en 1975, cuando se crea una sección que se dedica de forma más intensa a la cirugía vascular, aunque sigue atendiendo todo tipo de patología y por otro lado cuando se abre en 1978 el nuevo Hospital Universitario que sustituirá al antiguo Hospital Provincial y Clínico constituyendo un Servicio de Cirugía Torácica, Cardiaca y Vascular con secciones con dedicación exclusiva a cada campo y que inicialmente la de vascular está integrada por tres facultativos Mateo Gutiérrez, José Larrañaga y yo mismo. Se comienza a funcionar con relativos pocos recursos, pero ya desde el principio, la unidad obtiene la acreditación docente para formar especialistas junto con otras 10 unidades a nivel del país.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.