Hacia un cambio radical del perfil del cirujano

Editorial Revista Iberoamericana de la Cirugía Vascular Volumen 11 Numero 4

Posiblemente sean en las ultimas décadas donde hemos vivido un cambio espectacular en todos los ámbitos de la vida. Parece que es evidente que esto se ha debido a la aparición, desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías y muy especialmente la informática. De la forma de ejercer la medicina en el pasado poco queda y de una forma muy especial en el campo de la cirugía.

Precisamente la aplicación de estas tecnologías en el campo médico sea la responsable de este cambio radical. La cirugía de otras épocas soportada fundamentalmente en lo que respecta al diagnóstico en disponer de unos conocimientos adquiridos por el es[1]tudio y la experiencia y en relación a la técnica operatoria en la adquisición de habilidades, se ha reemplazado por una actividad basada en la utilización de información aportada por los métodos informáticos y en la aplicación de una técnica operatoria cada día mas dependiente de maquinas y tecnologías.

Descarga el numero Revista Iberoamericana de la Cirugía Vascular Volumen 11 Numero 4

En el diagnóstico la aplicación de esas tecnologías que cada día se soportan mas en inteligencia artificial, ya utilizada desde hace tiempo, aunque en el momento actual se haya puesto de moda y sea tema de conversación y muy especialmente por los medios de comunicación ha desplazado a otro tipo de diagnóstico mas basado en el conocimiento y sagacidad del médico, cirujano en nuestro caso.

A la técnica operatoria, encuentra su desarrollo en navegadores y sistemas de manipulación de instrumentos conocidos como robots que hacen posible mayor precisión y eficacia en la realización de los procedimientos.

Ha irrumpido de forma eficaz la cirugía mínimamente invasiva que aparta a la concepción barajada en el pasado por algunos profesionales que se aferraban al postulado “de grandes cirujanos, grandes incisiones”. Por otro lado, ha aparecido el intervencionismo, donde los procedimientos clásicos de cirugía son realizados por profesionales de especialidades que tenían en el pasado un claro perfil médico sin abordar el procedimiento terapéutico que ahora practican.

Por todo ello, parece evidente de la desaparición del cirujano como durante siglos, desde la edad media, le hemos considerado y se imponga el criterio del médico intervencionista, que diagnosticará ayudado por la tecnología y dará solución a los problemas mediante actuaciones terapéuticas soportadas también en sistemas tecnológicos.

Esta situación ni es buena ni mala, siempre que se den solución eficaz a los padecimientos de los enfermos. El único problema que se puede derivar de estas nuevas estrategias en la atención médica, es que el profesional medico se olvide de algo muy importante y es que el ser humano al que trata no es solo una estructura biológica a la que hay que intentar sanar, sino una persona que tiene otras series de características relacionadas con su perfil humano que también es necesario atender.

Prof. Carlos Vaquero
Director y Redactor Jefe de la Revista Iberoamericana de Cirugía Vascular. Catedrático de Angiología y Cirugía Vascular

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.