El lento avance del cambio conceptual del ejercicio de la medicina

Editorial Revista Iberoamericana de la Cirugia Vascular Numero 12 Volumen 2

Durante siglos, el ejercicio y enseñanza de la medicina se ejerció en España y en sus provincias de ultramar en base a conceptos muy clásicos basados en las enseñanzas de Hipócrates, Galeno y Avicena. Las aportaciones fueron muy concretas, y en el campo de la cirugía, con perfil técnico con algún matiz filosófico en base a la experiencia en el campo de batalla, obtenida en las innumerables guerras desarrolladas fundamentalmente en Europa.

Con la llegada de la Ilustración, apareció, una nueva forma de entender la atención médica, soportado el cambio en nuevas aportaciones científicas lo que también condicionó la enseñanza, lo que derivó en un cambio radical hacia otras fórmulas apartadas de la Universidad clásica, las Cofradías o Asociaciones Médicas y el Protomedicato, surgiendo los Colegios de Cirugía y Academias en España, que realizaron una labor muy relevante en una concepción, ejercicio práctico y enseñanza de la Medicina nueva.

Mas tarde llegó el desarrollo tecnológico de la cirugía, con la utilización de medios y procedimientos, en muchos

casos derivados de la industria y por desgracia de los conflictos bélicos. El siglo XX, fue el escenario de grandes cambios y grandes avances en el campo diagnóstico y terapéutico de la Medicina en general, y muy especialmente de la cirugía.

Durante este periodo y hasta el siglo siguiente el XXI, se ha mantenido el perfil clásico del cirujano de origen medieval, aunque actualizado en base a nuevas tecnologías, pero en el fondo con un soporte de extirpación del órgano o tejido enfermo por métodos fundamentados en el corte y la reconstrucción en base a la sutura.

Posteriormente llegaron las nuevas energías aplicadas a la medicina y sobre todo la cirugía y apareció el concepto de “cirugía mínimamente invasiva” que chocaba frontalmente con el adagio clásico de “grandes cirujanos, grandes incisiones”, en donde algunos se encuentran todavía actualmente asentados.

Aparecen estrategias hace ya décadas de aplicación de lo que ahora se conoce como “inteligencia artificial”, concepto de moda utilizado actualmente por el mundo periodístico, pero desconociendo que ha sido aplicado en medicina, casi desde el principio de la utilización de la informática.

Es seguro que el futuro de la medicina y cirugía va a sufrir espectaculares transformaciones, que nunca la enfermedad podrá ser totalmente derrotada, pero que se experimentará grandes avances. Por otro lado, parece evidente que, en el campo de muchas especialidades quirúrgicas, algo que sucede en el momento actual, va a desaparecer la figura medieval del cirujano, siendo sustituida por la del “médico intervencionista”, que actuará desde el punto de vista médico y quirúrgico en cada campo concreto del conocimiento.

Como siempre ha sucedido, existirán impulsores de este proceso y detractores del mismo anclados en el pasado, que intentarán frenarlo, asentándose en conceptos trasnochados y que seguirán defendiendo la cirugía como un “arte”, mas que como un campo de conocimiento científico que aplica procedimientos en base a una técnica.

Todo el proceso evoluciona con momentos de gran avance, por el impulso de distintas circunstancias a veces ajenas a la medicina, y etapas de lenta progresión en ocasiones frenada por los mismos profesionales cerrados al progreso, a veces en base a convencimientos conceptuales pero en otras ocasiones soportados por su propia incompetencia incapaz de asumir los cambios.

Prof. Carlos Vaquero

Director y Redactor Jefe de la Revista Iberoamericana de Cirugía Vascular.

Catedrático de Angiología y Cirugía Vascular


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.